MISIÓN CRISTO REY, INC es una organización religiosa misionera sin ánimo de lucro, fundada por el Obispo Angel Velandia y registrada en el Estado de California, Estados Unidos, el 18 de junio de 2008, con la Bendición del Arzobispo Jürgen Bless, Primado de la Iglesia Católica Antigua (Old Catholic Church).

Somos misioneros de cristo rey de la iglesia católica antigua

Siguiendo el ejemplo de los primeros padres de la iglesia somos cristianos porque creemos en Cristo (Hechos 11, 26; Juan 8, 12). Y, somos católicos porque somos miembro de la Única Iglesia que Jesucristo fundó (1Corintios 3, 5-17; Juan 10, 11; Mateo 28, 16-20; Apocalipsis 5, 5-10).

La Iglesia Católica Antigua es  miembro constituyente de la Iglesia Una, Católica y Apostólica fundada por Nuestro Señor Jesucristo, la cual une a todos los cristianos a través del mundo y de la historia, y que está por encima de toda denominación.

Nos adherimos fielmente a las Sagradas Escrituras, a las declaraciones y fórmulas ecuménicas de la Iglesia Universal, hechas por los Concilios de Nicea, Constantinopla, Éfeso y Calcedonia, y doctrina y normas de la Declaración de Utrecht (Holanda) del año 1889.

Misión Cristo Rey no está bajo la jurisdicción de la Iglesia Romana.

Estamos en comunión espiritual con todos los creyentes que adoran al Padre en Espíritu y Verdad (Juan 4, 23).

Deseamos, oramos y trabajamos por la unidad de la iglesia como lo ha querido nuestro Señor Jesucristo (Juan 17, 20-21).

“El Canal 34 de Televisión de los Ángeles, nos llamó: “una Iglesia que rompe protocolos” (03/01/2017).

NUESTROS MISIONEROS

Obispo Angel Velandia, ICD

Rev. Padre Baltazar Cota

Rev. Padre “Pablo” Ricardo Duque.

Oramos para que el Señor envié obreros a su mies (Lucas 10, 2).

EL CELIBATO ES OPCIONAL

Nuestros obispos, sacerdotes y diáconos pueden ser casados o no como en la Iglesia primitiva.

En los primeros siglos de la iglesia, los apóstoles, obispos, presbíteros y diáconos eran casados (Mc 1, 29-31), a excepción del Apóstol Juan, según la tradición. En la historia de la iglesia, 39 Papas se casaron y algunos tuvieron hijos. En el siglo V, por ejemplo, los 300 obispos de los que participaron del Concilio de Rímini estaban casados. Sin embargo, las prohibiciones sólo comenzaron a ocurrir (en algunas diócesis) solamente a partir de los siglos IV y V, por cuestiones administrativas y económicas. El papa Alexandre VI tuvo varios hijos, el papa Sérgio III (898) se enamoró de una italiana llamada Marozia y tuvo un hijo con ella. Este hijo (el papa Juan XI) fue papa a los 22 años de edad.

El celibato es una ley eclesial. Sólo en el Concilio de Letrán, en 1123, el celibato pasó a ser (sólo en Occidente) una imposición disciplinaria a los futuros sacerdotes. Pero sólo en el siglo XVI en el Concilio de Trento (1545 a 1563) que, oficialmente, la Iglesia Católica de Occidente instituyó ley, norma interna, prohibiendo el matrimonio de los sacerdotes y exigiendo el celibato.

En 1 Tm 3, 12-13 y  Tt 1, 6 nos habla muy claramente de cómo deben ser los Obispos, Diáconos y presbíteros. Mandato que está vigente porque es Palabra del Señor. Los intereses monetarios y políticas de poder en la iglesia hicieron que se estableciera la ley del celibato, prohibiendo el culto sacerdotal a los casados.

Algunos católicos consideran que estamos en contra de Dios y de la iglesia, pero en realidad es el culto que desde el comienzo agrada a Dios (Hechos 18, 13). Algunos se escandalizan, otros esperan que Roma oficialmente declare que los padres casados puedan ejercer el ministerio… otros, en cambio, nos abrazan y nos apoyan con gran admiración y dicen: “Así tiene que ser en la Iglesia, ahora nos sentimos con más confianza porque el padre nos puede entender y dar el ejemplo”.

Cristo Rey

PROFESAMOS Y CELEBRAMOS

Los Siete Sacramentos de la Iglesia

Veneramos y honramos a la Santa María Madre de Dios y a los Santos.

Oramos por el Obispo de Roma para que sea signo y vínculo de unidad entre todos los cristianos.

Oramos por los Obispos, patriarcas, primados y líderes de la iglesia.

Oramos por los líderes del mundo

Celebramos y predicamos en todo lugar y para toda ocasión.

“Los sacramentos que realizamos son válidos aunque algunos digan lo contrario”

ORACIONES Y DOCTRINA BASICA DEL CREYENTE

LA SEÑAL DE LA CRUZ

Por la señal de la santa cruz +
de nuestros enemigos +
líbranos, Señor, Dios nuestro
+
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
+
Amén.

GLORIA

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos.
Amén

PADRE NUESTRO

Lc. 11, 1-4

Padre nuestro, que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino;

hágase tu voluntad  en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas, como también

nosotros perdonamos  a los que nos ofenden;

no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

AMEN .

ORACIONES A LA VIRGEN MARIA Lc. 2, 26-38

AVE MARIA

Dios te salve María llena eres de gracia
el Señor es contigo; bendita tú eres  entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores,

ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén

LA SALVE

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra.
Dios te salve a Tí clamamos los desterrados hijos de Eva, a Tí suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas  y gracias de Nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

BAJO TU AMPARO

Bajo tu amparo nos acogemos, santa madre de Dios, no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, líbranos de todos los peligros.  oh Virgen gloriosa y bendita.  Ruega por nosotros, Santa Madre de Dio.

DULCE MADRE

Dulce madre no te alejes, tu vista de mi no apartes: Ven conmigo a todas partes y solo nunca me dejes. Y ya que me protejes tanto como verdadera madre: haz que me bendiga el Padre, el Hijo y Espiritu Santo. Amén.

BENDICION DE LAS COMIDAS

Antes de la comidas

Bendícenos, Señor, y bendice éstos alimentos que nos vamos a servir, y que Tú nos das por Tu infinita bondad. Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amen.

Después de las comidas

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios.

Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amen.

ORACIONES DE LA SANTA MISA

YO PECADOR

Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante ustedes hermanos que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión.
Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos, que intercedan por mí ante Dios, Nuestro Señor.

Amén.

GLORIA

Gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.

Por tu inmensa gloria te alabamos,
te bendecimos, te adoramos,
te glorificamos, te damos gracias,
Señor Dios, Rey celestial,
Dios Padre todopoderoso,

Señor, Hijo único, Jesucristo.

Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre;
tú que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros;
tú que quitas el pecado del mundo,
atiende nuestra súplica;
tú que estás sentado a la derecha del Padre,
ten piedad de nosotros;
porque sólo tú eres Santo,
sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo,
con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre.

Amén.

CREDO de Nicea – Constantinopla

“Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,  de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero,

engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre,

por quien todo fue hecho; que por nosotros lo hombres,
y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo

se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato;

padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras,

y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre;
que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados.

Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro.

Amén.

ORACION DE LA CONFESION

SEÑOR MIO JESUCRISTO

Señor mio, Jesucristo, Dios y Hombre verdadero,

Creador, Padre y Redentor mío,

por ser Vos quién sois y porque os amo sobre todas las cosas,

me pesa de todo corazón haberos ofendido;

propongo firmemente nunca más pecar,

apartarme de todas las ocaciones de ofenderos,

confesarme y, cumplir la penitencia que me fuera impuesta.

Ofrezco, Señor, mi vida, obras y trabajos,

en satisfacción de todos mis pecados, y,

así como lo suplico, así confío en vuestra bondad y misericordia infinita,

que los perdonareis, por los méritos de vuestra preciosísima sangre, pasión y muerte, y me dareis gracia para enmendarme, y perseverar en vuestro santo amor y servicio, hasta el fin de mi vida.

Amén.

JESUS MI SEÑOR Y REDENTOR,

Jesús mi Señor y Redentor,

yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy y

me pesa de todo corazón porque con ellos he ofendido a un DIOS tan bueno. 

Propongo firmemente no volver a pecar,

y confío que por tu infinita misericordia,

me has de conceder el perdón de mis culpas

y me has de llevar a la vida eterna.  Amén.

ACTO DE CONTRICCION

Pésame, Dios mío,

y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido.

Pésame por el Infierno que merecí y por el Cielo que perdí;

pero mucho más me pesa,

porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como Vos.

Antes querría haber muerto que haberos ofendido,

y propongo firmemente no pecar más,

y evitar todas las ocasiones próximas de pecado. Amén.

LOS MANDAMIENTOS DE LA LEY DE DIOS Dt. 5, 1-21 y Lev. 19, 1-18.
  1. Amar a DIOS sobre todas las cosas
  2. No jurar el santo nombre de Dios en vano
  3. Santificar las fiestas
  4. Honrar a padre y madre
  5. No matar
  6. No cometer actos impuros
  7. No robar
  8. No levantar falsos testimonios ni mentir
  9. No desear la mujer de tu prójimo
  10. No codiciar los bienes ajenos

LOS DOS MANDAMIENTOS MAS IMPORTANTES

Jesús dijo —El primero y más importante de los mandamientos es el que dice así: “¡Escucha, pueblo de Israel! Nuestro único Dios es el Dios de Israel. Ama a tu Dios con todo lo que piensas, con todo lo que eres y con todo lo que vales.” Y el segundo mandamiento en importancia es: “Cada uno debe amar a su prójimo, como se ama a sí mismo.” Ningún otro mandamiento es más importante que estos dos (Marcos 12, 28-34; Juan 13, 34].

LOS MANDAMIENTOS DE LA IGLESIA
  1. Celebrar el día del Señor y fiestas de guardar (Hech 2, 42-47)
  2. Confesar los pecados y la fe (Juan 20, 19-29; Hech 2, 38-41; Rom 10, 9-11)
  3. Recibir la comunión con frecuencia (Mar 26, 26-29; 1Cor 11, 17-32).
  4. Hacer ayuno, oración y penitencia (Mat 6, 1-8; Dan 9:22-23).
  5. Dar los Diezmo, Primicias y ofrendas (Gen 14, 18-20Luc 10, 7; 1Cor 9, 14; 16, 2; 1Tim 5, 18; Fil 4, 19; Gal 6,6).
LOS SACRAMENTOS
  1. Bautismo
  2. Confirmacion
  3. Reconciliación
  4. Eucaristía
  5. Unción de los enfermos
  6. Orden Sacerdotal
  7. Matrimonio
LOS DONES DEL ESPIRITU SANTO
  1. Sabiduría.
  2. Entendimiento
  3. Ciencia
  4. Consejo.
  5. Piedad
  6. Temor de Dios
  7. Fortaleza.
LAS OBRAS DE MISERICORDIA Mt. 25, 31-46).

Las espirituales son:

      1. Enseñar al que no sabe

2. Dar buen consejo al que lo necesita

3. Corregir al que yerra

4. Perdonar las injurias

5. Consolar al triste

6. Soportar los defectos del prójimo

7. Rogar a Dios por los vivos y difuntos

Las corporales son:

  1. Visitar y cuidar a los enfermos
  2. Dar de comer al hambriento
  3. Dar de beber al sediento
  4. Dar posada al peregrino
  5. Vestir al desnudo
  6. Redimir al cautivo
  7. Enterrar a muertos.
ORACION AL SEŇOR DE LOS MILAGROS 1Ped. 2, 24-25.

Señor de los Milagros,

Te damos gracias porque aquella mujer nos recordó que más importaba la libertad de un hombre, que la posesión de una imagen. Suscita en nosotros el recuerdo de esta lección evangélica, siempre que nos postremos ante Ti, Señor de los Milagros, para pedirte un favor o agradecerte un beneficio.

Acrecienta nuestra fe en tu presencia, que se manifiesta de diversos modos, ya te adoremos en la Eucaristía, ya te consideremos en tu Evangelio, o cuando nos postremos ante tu Cruz, o te veamos en nuestros hermanos, especialmente en los que sufren y en los que luchan por el logro de sus aspiraciones hacia una vida más digna del hombre.

Bendícenos, misericordioso, a todos, e inspíranos deseos sinceros de una vida más cristiana y más entregada al servicio de nuestros hermanos. Amén.